La transición de un estilo de vida secular a una vida religiosa es un proceso de deliberación que ha sido diseñado para permitir a cada mujer tener una experiencia propia y única.

Candidata

Como candidata, una postulante a hermana permanece uno o dos años en la comunidad realizando su ministerio y/o continua asistiendo al colegio.

Novicia

Durante su noviciado, la mujer permanece dos años explorando en profundidad el llamado a la vida devota en comunidad.

Primeros votos (temporales)

Luego de tomar sus primeros votos, la mujer permanece entre tres y seis años viviendo en comunidad con votos temporales de pobreza, castidad y obediencia; y en ministerio de tiempo completo.

Votos Finales (Permanentes)

Cuando ha completado sus primeros votos, la mujer está preparada para hacer su compromiso permanente con la comunidad religiosa.