Ecología integral

Reconociendo que los seres humanos formamos parte de todo el universo creado, aceptamos el reto de promover una «ecología integral.» (Papa Francisco)

Al fomentar la conexión humana, social y medioambiental de la creación de Dios, nos convertimos en signos más auténticos de la Providencia amorosa de Dios.

Hermanas de la Providencia, Constituciones y Reglas 2018, nº 28

La encíclica del Papa Francisco, Laudato si’, capítulo 4, describe la ecología integral como la interconexión de las cuestiones ambientales, económicas, políticas, sociales, culturales y éticas – todas las áreas que se cruzan con nuestros ministerios como Hermanas de la Providencia.

Desde hace 40 años, científicos, investigadores y estudiosos de todo el mundo vienen advirtiendo de que estamos tratando el mundo natural de forma irresponsable -contaminando el aire, el agua y el suelo; amenazando la biodiversidad; y alterando el clima-, lo que está causando graves daños a la naturaleza y a las personas que viven en los márgenes.

Porque todo está conectado, el Papa nos dice que debemos adoptar un enfoque holístico ante lo que es a la vez una crisis medioambiental y humana: «un enfoque integrado para combatir la pobreza, devolver la dignidad a los excluidos y, al mismo tiempo, proteger la naturaleza».(Laudato si’ nº 139)

«Si todo está relacionado, entonces la salud de las instituciones de una sociedad tiene consecuencias para el medio ambiente y la calidad de la vida humana. Toda violación de la solidaridad y la amistad cívica perjudica al medio ambiente. En este sentido, la ecología social es necesariamente institucional, y se extiende gradualmente a toda la sociedad, desde el grupo social primario -la familia- y extendiéndose a las comunidades locales, nacionales e internacionales más amplias». (Laudato si’ n. 142.) Para practicar la ecología integral debemos abrazar una «conversión ecológica», transformando nuestros estilos de vida personales y nuestras prácticas nacionales e internacionales para atender el clamor de los pobres, así como el clamor de la tierra. Para ello hay que cambiar la cabeza, el corazón y los hábitos: cómo pensamos, sentimos y actuamos en el mundo.

Las Hermanas de la Providencia han reorientado su ministerio de la tierra en apoyo de la ecología integral y de los objetivos que Laudato si’ fijó para la Conversión Ecológica:

  • Respuesta al grito de la tierra: trabajar por la neutralidad de carbono mediante un mayor uso de energías renovables limpias y un menor uso de combustibles fósiles; apoyar los esfuerzos para proteger y promover la biodiversidad y garantizar el acceso al agua para todos.
  • Respuesta al clamor de los pobres: defender la vida humana desde la concepción hasta la muerte y todas las formas de vida en la tierra, prestando especial atención a los grupos vulnerables como las comunidades indígenas, los migrantes y los niños en riesgo de trata y esclavitud.
  • Economía ecológica: apoyar la producción sostenible, el comercio justo, el consumo y las inversiones éticas, el apoyo a las energías renovables, la desinversión en combustibles fósiles y la limitación de cualquier actividad económica perjudicial para el planeta o las personas.
  • Adopción de estilos de vida sencillos: reducir el uso de energía y recursos, evitar los plásticos de un solo uso, adoptar una dieta más vegetal, reducir el consumo de carne y aumentar el uso del transporte público frente a alternativas contaminantes.
  • Educación ecológica: rediseñar los planes de estudio en torno a la ecología integral, crear conciencia y acción ecológicas, promover vocaciones ecológicas entre jóvenes y profesores.
  • Espiritualidad ecológica: recuperar una visión religiosa de la creación de Dios, promover celebraciones litúrgicas centradas en la creación, desarrollar catequesis y oraciones ecológicas y fomentar más tiempo en la naturaleza.
  • Énfasis en la implicación de la comunidad y la acción participativa en torno al cuidado de la creación en todos los niveles de la sociedad mediante el fomento de la defensa y las campañas de base.

Más información en sistersofprovidence.net

«Creo que Dios nos está invitando a cambiar nuestras mentes y nuestros corazones, y a invertir nuestras energías en responder a la necesidad más urgente de nuestro mundo actual: el cambio climático y su impacto en toda nuestra comunidad terrestre.»

Annette Seubert, SP