Regreso a El Salvador: Dos Hermanas de la Providencia esperan la beatificación de Romero

por Jocelyn A. Sideco
Informe Global Sisters

21 de mayo de 2015 en Ministerio

Véase también: Vivir el legado de los mártires
Hermana de la Providencia que conoció a Monseñor Romero trabaja en Portland

Varias personas sostienen imágenes del arzobispo Óscar Romero durante una misa al aire libre celebrada el 21 de marzo de 2014 en San Salvador con motivo del 35 aniversario de su muerte. El arzobispo recibió un disparo mortal mientras celebraba misa el 24 de marzo de 1980. (CNS photo / Octavio Duran)


Días antes de su asesinato, el arzobispo Óscar Romero declaró a un periodistaPuedes decirle a la gente que si consiguen matarme, perdonaré y bendeciré a quienes lo hagan. Con suerte, se darán cuenta de que están perdiendo el tiempo. Un obispo morirá, pero la Iglesia de Dios, que es el pueblo, nunca perecerá».

Romero fue asesinado a tiros mientras decía misa el 24 de marzo de 1980, después de que exhortara a los soldados salvadoreños a desobedecer a sus superiores si se les ordenaba atacar a civiles inocentes. La guerra civil salvadoreña (1979-1992) acabaría cobrándose unas 75.000 vidas.

Se esperan más de 250.000 personas para la ceremonia de beatificación de Romero el sábado 23 de mayo en la Plaza del Salvador del Mundo de San Salvador, capital de El Salvador. Entre ellos estarán dos Hermanas de la Providencia que viven ahora en Estados Unidos y que honran a familiares perdidos durante la brutal guerra civil de su país, así como a Romero.

Monseñor Oscar Romero, arzobispo de San Salvador, en una foto sin fecha trabajando en un estudio de radio improvisado en la capital salvadoreña. El Papa Francisco reconoció formalmente que Monseñor Romero fue asesinado «en odio a la fe», despejando el camino para su beatificación. (CNS photo / Octavio Duran)

«¡Quiero ir! Quiero ir». Sr. Vilma Franco recuerda haber gritado cuando se enteró del camino de su héroe hacia la santidad. «Estoy muy emocionada».

Franco se trasladó a Spokane (Washington) en 2006 desde El Salvador, donde había perdido a su padre y seis hermanos en la guerra civil. «Moñsenor Romero inspiró mi vocación. Había estado trabajando como catequista en El Salvador, trabajando por la justicia y siendo una voz para los pobres.»

Sr. Vilma Franco

Ahora trabaja en el desarrollo de la primera infancia en el colegio St. Aloysius de Spokane, donde habla con cariño del cuidado de los bebés. «Los niños son el futuro», declaró con seguridad y profundidad.

La historia de Franco no difiere mucho de las de sus contemporáneos de El Salvador durante la época de la guerra civil. Su experiencia de primera mano de una nación que sufre la obliga a persistir. Su madre es una mujer muy fuerte que amaba a su marido y a sus hijos. recuerda Franco: «Mi madre decía que si sufría, no tenía que lamentarse, sólo pedía compasión y fe para dar más y poder seguir caminando hacia adelante».

La esperanza y la curación de su familia se personifican en sus sobrinas, estudiantes universitarias de la Universidad Centroamericana de San Salvador. «Estoy deseando celebrar este momento con ellos».

Cuando Franco se trasladó a Spokane para cumplir su noviciado apostólico, no quería estar en Estados Unidos. «Estaba disgustada con este país», admitió. «Estaba molesto con quien mató a mi padre».

José Estanislao (Tanis) Orellana Villalobos, a la derecha, con su familia: su esposa, Tránsito y sus hijas Luisa, Esther, que sostiene a su sobrino Víctor, y Milagros. (Foto cedida por Sor Ana Dolores Orellana-Gamero)

La brutalidad hace urgente el Evangelio

La participación de Estados Unidos en la guerra civil salvadoreña es complicada. Según el documental «Enemigos de la guerra«, producido por PBS:

La guerra civil continúa en El Salvador, alimentada por la ayuda estadounidense al ejército salvadoreño. El gobierno reprimió duramente la disidencia, y al menos 70.000 personas perdieron la vida en matanzas y bombardeos contra civiles en todo el país. Las infraestructuras del país se habían desmoronado y la nación no parecía estar más cerca de sus objetivos de paz, prosperidad y justicia social que cuando comenzó el proceso.

Entre estos muertos se encontraban Romero, el padre y los hermanos de Franco, y José Estanislao Orellana Villalobos, padre de otra Hermana de la Providencia, Sor. Ana Orellana-Gamero.

«Yo vivía en Italia cuando ocurrió», explica Orellana-Gamero. «Mi tío, el cura del pueblo, me dijo que mi padre había muerto de un infarto. Hasta un año después no me contaron lo que realmente había pasado».

José Villalobos, al que llamaban cariñosamente Tanis, había sido catequista en El Congo, una ciudad al norte de San Salvador, y servía con una guitarra en una mano y su Biblia en otra. Recibió amenazas de muerte de los militares del gobierno sólo unos meses después de la muerte de Romero por su forma de predicar el Evangelio, dijo Orellana-Gamero. «Decía: ‘El Evangelio nos invita a imitar a Cristo en todos los sentidos de la palabra’. »

Sr. Ana Orellana-Gamero

Escuadrones militares de la muerte capturaron, torturaron y asesinaron a Villalobos el 16 de marzo de 1983. Aún no se ha encontrado su cuerpo.

«Mi padre se me apareció en sueños durante todo un año después de su muerte», cuenta Orellana-Gamero. «Me pedía que rezara por mi madre y mis otros hermanos y hermanas porque no estaban a salvo. Cada noche me despertaba y me pedía que rezara por ellos».

Ahora Orellana-Gamero trabaja en Portland (Oregón) con personas sin hogar y con parejas que buscan la reconciliación. Transfirió sus votos de las Madres de los Huérfanos a las Hermanas de la Providencia en 2005, tras haberse reunido con su madre, Tránsito, su hermana, Luisa, y otras personas.

«Mi padre trabajaba para monseñor Romero como catequista», cuenta. «Monseñor era nuestro amigo. Nos quedamos destrozados cuando lo mataron».

Orellana-Gamero guarda con cariño el recuerdo de su padre y comparte la inspiración de unas cartas que le escribió cuando vivía en Italia.

He aquí algunas líneas de uno de ellos:

Recuerda, querida, que ser monja no es un trabajo. Cuando digas «sí» [to the Lord], di «sí». Ser monja no es sólo rezar, es actuar. Hay que ser auténtico con los pobres [who are suffering].

Miles de personas se reúnen fuera de la Catedral Metropolitana de San Salvador el 30 de marzo de 1980, mientras el féretro del asesinado arzobispo Oscar Romero es llevado al interior para una misa fúnebre. (Scan of CNS file photo).

Reconciliación y esperanza

Tanto Franco como Orellana-Gamero ejercen su ministerio con el espíritu de Romero. Su viaje esta semana a la ceremonia de beatificación es sólo una parte de un largo viaje de fe, búsqueda de justicia y reconciliación, y esperanza.

Parte de este viaje incluía pasos hacia la ciudadanía estadounidense para Franco.

«La reconciliación con el país [that pro vided military education for those who killed my father] es mi llamada de Dios», dijo. Curar las heridas del pasado con una visión precisa de la esperanza en el futuro motivó a Franco a nacionalizarse en enero.

Ahora su sueño es volver a El Salvador y ejercer su ministerio con otras Hermanas de la Providencia en su misión de La Papalota, donde se centran en la educación y la formación de los jóvenes. En diálogo con su equipo de liderazgo, Franco tiene fe en que Dios continuará proveyendo para ella y las personas con las que es guiada a ministrar.

«Lo que Romero quiera para mí es lo que yo quiero. Siempre me ha guiado. Quiero ser como él». Franco continuó: «Ya es santo. Ya es santo. Esta celebración será significativa porque ahora será reconocido por toda la Iglesia».

Orellana-Gamero recuerda haber rezado en la Catedral Metropolitana del Santísimo Salvador de San Salvador en el 25 aniversario de la muerte de Monseñor Romero. Conoció a un hombre que la dirigió a un grupo de estudiantes de la Universidad de Centroamérica bajo la dirección de la Hna. Griselda Ireata.

La madre de Orellana-Gamero fue entrevistada por miembros del grupo de recopilación de información sobre mártires. «Mi familia y yo estamos muy emocionados», dijo. «Alguien piensa que la historia de la vida de mi padre es la más cualificada».

Se está recopilando información para nombrar a otros mártires de la fe. «Dios me eligió para ayudar a nombrar a los compañeros de Monseñor Romero [in this work of justice],» dijo Orellana-Gamero. «Esta experiencia traerá sanación a mi familia».

A pesar de no haber podido localizar el cuerpo de su padre, está convencida de que, gracias a la intercesión de Romero, vivir el Evangelio significa realmente educar a los pobres.

«Mi padre y Monseñor Romero», dijo, «me han enseñado a dar la vida por los demás, por los pobres».

Principio de página