Una semilla cayó en buena tierra

La Universidad de Providence celebra 90 años de educación católica

La Universidad de Providence, anteriormente el Colegio de Great Falls, comenzó en 1932 por invitación del obispo local como un colegio femenino bajo la dirección de la Diócesis de Great Falls. Pronto se amplió a otros ministerios académicos.


“Hoy en día, la universidad sigue honrando la visión aspiracional [de las Hermanas de la Providencia] al proporcionar una educación enriquecida que va más allá de la escolarización. Impulsada por su misión y guiada por las enseñanzas de Jesucristo, los estudiantes son apoyados en su búsqueda de la excelencia académica y se les proporciona un entorno innovador y envalentonado para el desarrollo personal”, dice el sitio web de la universidad.

El P. Oliver Doyle, presidente de la universidad, comparte la historia de la escuela que comenzó durante la Gran Depresión y tras una epidemia de cólera en la ciudad de Great Falls. Cita el libro Some Seed Fell on Good Ground, del cardenal Timothy Dolan, que describe cómo el obispo George J. Finnigan de Helena pidió a la Madre Gaudentia y a la Hermana Lucia Sullivan de las Hermanas, junto con las Hermanas Ursulinas, que fundaran la universidad.
La Hna. Barbara Schamber (en el centro) hace subir al escenario al equipo directivo, a los patrocinadores y a las Hermanas que han participado a lo largo de los años en la universidad para ayudar a celebrar el 90º aniversario.
El Obispo Michael Warfel bendice un relicario que contiene una reliquia de la Beata Madre Emilie Gamelin, que se alojará en la Capilla Trinitas de la universidad. La Hna. Rosa Nguyen representa a la Madre Gamelin con un hábito de época.